El impacto positivo del coronavirus

Edgar Pérez,
    Índice de contenidos
  1. Efectos del coronavirus en la naturaleza
  2. Barcelona: ejemplo del impacto positivo del coronavirus
  3. ¿Cómo combatir la polución después del coronavirus?
  4. El día después del coronavirus

Efectos del coronavirus en la naturaleza

En esta crisis sanitaria, social y económica generada por la pandemia del coronavirus,no todo son malas noticias. La reducción de la actividad humana está produciendo la reaparición de diversos animales: se han visto delfines en los canales de Venecia y en la costa de Barcelona, osos y ciervos en las calles de pueblos del norte de España, incluso en la ciudad de Meppayur (India) se han topado con una civeta de Malabar, animal que se dio por extinguido hace 30 años. Por otro lado, se ha experimentado un drástico descenso de la polución. España, uno de los países donde las medidas de confinamiento son más estrictas, es una de las naciones donde este descenso ha sido más importante, especialmente en los grandes núcleos urbanos.

Barcelona: ejemplo del impacto positivo del coronavirus

Entre los casos más significativos está la ciudad de Barcelona, que en las últimas semanas ha experimentado una importante caída en los indicadores de contaminación. Según la Agència de Salut Pública de Barcelona, desde la aplicación del estado de alarma el pasado 16 de marzo, la polución se ha reducido entre un 48 y 69% ( Contaminació a Barcelona. Informe núm.10 ).

Una de las principales causas que han ayudado a limpiar el aire de la ciudad condal, ha sido el descenso de la circulación de vehículos a motor. Según datos de la Generalitat de Catalunya, la contaminación causada por el tráfico urbano se ha reducido, aproximadamente, un 75% desde el pasado 21 de marzo. Esta circunstancia provoca que la calidad del aire mejore y, actualmente, se encuentre dentro de los niveles recomendados por las organizaciones sanitarias internacionales, hecho que desafortunadamente no suele ser muy habitual.

¿Cómo combatir la polución después del coronavirus?

Los efectos de la pandemia del COVID-19 deberían ayudarnos a replantear algunos aspectos de nuestro estilo de vida. Durante los últimos años, en la mayoría de los núcleos urbanos, están aumentando los problemas de salud como consecuencia de los altos niveles de polución, generados por la gran cantidad de vehículos contaminantes que circulan cada día por la ciudad. Cuando se acabe el confinamiento y podamos volver a hacer vida normal, sería positivo que tuviéramos en cuenta las diferentes alternativas respetuosas con el medio ambiente que existen en el ámbito de la movilidad urbana, más allá del transporte público. Por ejemplo, las bicicletas eléctricas, los patinetes eléctricos y los monociclos eléctricos son opciones no contaminantes, con altas prestaciones y modelos que se adaptan a todos los bolsillos.

El día después del coronavirus

La crisis del coronavirus va a obligarnos a modificar dinámicas de nuestro día a día: el contacto social se va a reducir, la actividad de los locales de ocio va a necesitar una nueva normativa, nuestra manera de viajar va a ser diferente, etc. Como sociedad, deberíamos aprovechar este parón no solo para pensar cómo vamos a retomar nuestra vida social, sino también para establecer un nuevo modelo de relación con la naturaleza. Para ello, será indispensable buscar nuevas formas de movilidad, que nos permitan depender menos de los vehículos contaminantes y reducir la exigencia energética a la que estamos sometiendo al Planeta.

Nuestros últimos artículos